La joyería más icónica de todos los tiempos


Ya lo decía Saint Laurent, "las modas pasan, el estilo es eterno".

En cuestión de joyería, es importante recordar que hay cosas que nunca pasan de moda. De hecho, algunas piezas clásicas han trascendido el tiempo, alcanzando un estatus verdaderamente icónico y la capacidad de conferir a cualquier atuendo un brillo instantáneo.

Les presentamos las piezas de joyería más icónicas de todos los tiempos.

 

 

 

 

Los aretes de perla de Chanel

Aunque su ropa se consideraba minimalista en su época, a Chanel le encantaba la joyería teatral, y era famosa por llevar montones de perlas de fantasía junto con las auténticas. Su estilo característico convirtió a su casa en sinónimo de la lustrosa gema, que sigue siendo un motivo clave de Chanel casi un siglo después.

Los pendientes de perlas son una forma brillante de aportar un toque de vida y luminosidad a su rostro. Las creaciones de Chanel en oro blanco y nácar vienen con gotas de perlas cultivadas desmontables, lo que los convierte en un complemento transformable y lujoso para cualquier joyero.

 

The Harry Winston Cluster Earrings

El joyero estadounidense Harry Winston fundó su casa homónima en 1932 y se hizo famoso por manejar algunos de los diamantes más famosos del mundo.

Como "rey de los diamantes", fue el primer joyero que prestó diamantes a una actriz (Jennifer Jones, nominada por su papel en la película Canciones de Bernadette) para los premios de la Academia en 1944. Desde entonces, su brillo se ha visto en las alfombras rojas de todo el mundo.

Marylin Monroe incluso lo menciona en su canción Diamonds Are a Girl's Best Friend, de la película Los caballeros las prefieren rubias. La técnica característica de Winston surgió en los años 40, cuando combinó diamantes talla pera y marquesa en distintos ángulos para crear "racimos" de brillantes.

El racimo sigue siendo una marca registrada del joyero hasta hoy, y los aficionados lo adoran por su intenso brillo, como se ve en estrellas como Jennifer López, Charlize Theron, Margot Robbie, Helen Mirren y Natalie Portman.

 

El brazalete Love de Cartier

Creada por el diseñador de joyas italiano Aldo Cipullo para Cartier en 1969, la pulsera fue concebida como un tipo de "esposa" para hombres o mujeres; su forma ovalada se asienta lo más cerca posible de la piel y se sujeta alrededor de la muñeca con pequeños tornillos para significar la permanencia del amor verdadero.

Cuenta la leyenda que cuando se lanzó el brazalete, Cartier regaló pares de ellos a algunas de las parejas más famosas del siglo XX, como el Duque y la Duquesa de Windsor; Elizabeth Taylor y Richard Burton; Ali MacGraw y Steve McQueen; y Sophia Loren y Carlo Ponti.

 

Serpenti de Bulgari

La serpiente ha sido el símbolo de la joyería italiana Bulgari desde que apareció por primera vez en forma de relojes y pulseras en los años cuarenta.

A principios de los años sesenta, saltó a la fama cuando Elizabeth Taylor fue fotografiada llevando el reloj Serpenti de Bulgari en el rodaje de la película Cleopatra.

Desde entonces, el Serpenti se ha convertido en un diseño icónico, y ahora se puede encontrar en una enorme colección de bolsos, joyas y relojes de Bulgari. Su nueva iteración más opulenta es el reloj Serpenti Spiga, que presenta un brazalete gráfico engastado con diamantes.

Pulsera Piaget

Originalmente relojero, Piaget adquirió sus primeros talleres de orfebrería en 1961, y desde entonces ha producido hermosas joyas de oro, con piedras ornamentales como el lapislázuli, la malaquita y el ópalo, para complementar sus elegantes relojes.

Siempre inspirados en las tonalidades del Mediterráneo, los brazaletes de oro apilables de Piaget aportan un toque de calidez soleada a todo aquello con lo que se lleven.


 

 

 



Carrito de compra

Tu carrito está vacío