Los cronógrafos más icónicos de la relojería


Sin contar la función de fecha, el cronógrafo es probablemente la complicación más popular de los relojes de pulsera, así como una de las más útiles: uno puede encontrar muchos usos para un crono durante nuestra vida cotidiana.

¿Qué hace que un reloj sea icónico?

En la mayoría de los casos, tiene algo que ver con la edad y el legado, pero lo más importante, es que su diseño sea realmente atemporal. Si se puede identificar fácilmente un reloj que lleva existiendo desde los años 50 o 60 y ese reloj se puede seguir llevando hoy en día sin que parezca viejo, ésa es la definición de intemporal.

Otro aspecto importante de un icono es que debe ser fácilmente reconocible como un modelo y una marca específicos. Ejemplos de estos pueden ser el Royal Oak de Audemars Piguet, el Santos de Cartier o el Datejust de Rolex.

Breitling Navitimer

El cronógrafo más antiguo de esta lista es el Breitling Navitimer, presentado en 1952. El reloj original estaba destinado a los pilotos y tenía un bisel con regla de cálculo; con la regla de cálculo, los pilotos podían calcular la velocidad sobre el terreno, las millas por minuto, el consumo de combustible y otros cálculos matemáticos.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore

El Royal Oak original data de 1972 y fue diseñado por el legendario Gérald Genta. La colección Royal Oak Offshore de Audemars Piguet se introdujo 21 años más tarde, en 1993, y pretendía ser una versión más robusta y actualizada del Royal Oak normal para atraer a un público más joven y, tal vez, nuevo.

Zenith El Primero

De todos los relojes cronógrafos, Zenith es quizás el único en el que el movimiento es incluso más famoso que el propio reloj. Este Zenith El Primero 36.000 VPH tiene el aspecto de aquellos primeros modelos de 1969, pero fabricado y diseñado para cumplir todos los estándares actuales. Sin embargo, este modelo de 42 mm siempre le recordará a aquellos primeros modelos de cronógrafos automáticos por la forma de su caja y su esfera.

TAG Heuer Carrera

En 1963, Jack Heuer presentó al mundo el Carrera, un reloj cronógrafo claramente inspirado en los coches deportivos y el mundo de las carreras de automóviles.  Ahora, 50 años después, el TAG Heuer Carrera es reconocido como un icono legítimo.

Omega Speedmaster Professional

El llamado "Moonwatch" de Omega no ha cambiado mucho a lo largo de los años. Presentado en 1957 como reloj para pilotos de carreras, se convirtió en la elección de los astronautas de la NASA en 1965. De hecho, desempeñó un papel importante durante el regreso de la nave espacial dañada Apolo 13 en 1970.

Era necesario un cronometraje preciso para un regreso seguro a la atmósfera. ¿No podría haberlo hecho cualquier otro reloj? Probablemente, pero lo cierto es que el Speedmaster fue el único reloj capaz de superar las rigurosas pruebas de la NASA en su búsqueda de un reloj cronógrafo apto para el espacio.

 



Carrito de compra

Tu carrito está vacío