Rolex Sea-Dweller
Ciudadano de las profundidades

Rolex creó el Oyster Perpetual Sea-Dweller en 1967 para afrontar el desafío de las misiones submarinas prolongadas. El Sea-Dweller está diseñado específicamente para buceo de saturación. Gracias a su válvula de escape de helio, puede resistir la descompresión durante el ascenso y dominar el regreso a la superficie, la fase final de la exploración de las profundidades marinas.

Garantizado a prueba de agua hasta una profundidad de 610 metros (2000 pies) cuando se lanzó en 1967, y luego hasta 1220 metros (4000 pies) a partir de 1978, el Sea-Dweller combina todos los atributos del reloj de buceo moderno.
Probado en condiciones reales como parte del programa Tektite, iniciado conjuntamente por la NASA, la Marina de los EE.UU. y el Gobierno de los EE.UU. en 1969, el Sea-Dweller se utilizó durante los primeros experimentos importantes con hábitats submarinos.
La nueva cara del buceo
En la década de 1960, el llamado buceo de “saturación” permitía permanecer a grandes profundidades durante largos períodos. Consiste en alojar a los buceadores en un hábitat presurizado, de forma que se reproduzca la presión que prevalece en su entorno de trabajo submarino. Esto significa que sólo necesitan someterse a un único proceso de descompresión, al final de la misión.
Este proceso puede dañar el reloj. Los buzos respiran una mezcla de gases compuesta principalmente de helio, cuyos átomos extremadamente finos pueden penetrar la carcasa. Al regresar a la superficie, el helio atrapado en su interior puede crear un fenómeno de exceso de presión interna que puede comprometer su integridad.
Dominar la descompresión con la válvula de escape de helio
Para superar este problema, en 1967 Rolex presentó el Sea-Dweller, un reloj de buceo con válvula de escape de helio. Va atornillado a la caja y consta de un cilindro hermético, un pistón, una junta y un resorte, que actúa como válvula de seguridad. Cuando la presión interna en la caja es demasiado alta, se abre automáticamente, permitiendo que los átomos de helio escapen.
Completa legibilidad
La pantalla Chromalight, exclusiva de Rolex, proporciona al Sea-Dweller una legibilidad óptima en cualquier circunstancia. Los marcadores de hora, las agujas, la cápsula y el bisel están rellenos o cubiertos a mano con un material luminiscente que emite un intenso brillo azul en la oscuridad y que dura hasta dos veces más que los materiales fosforescentes tradicionales.
Impermeabilidad reforzada
El Sea-Dweller está equipado con una corona Triplock. Esta corona atornillada se inventó en 1970 y consta de tres zonas de impermeabilidad. Refuerza la impermeabilidad de la caja Oyster de 43 mm del Sea-Dweller, cuya carrura está elaborada a partir de un bloque sólido de acero Oystersteel, una aleación particularmente resistente a la corrosión.
El reloj para los ciudadanos de los mares.
Exploradores y oceanógrafos, como Sylvia Earle, y fotógrafos submarinos, como David Doubilet, están comprometidos con la preservación del océano y saben que es nuestro recurso más preciado. Llevan un Sea-Dweller para reflejar su pasión y compromiso. Rolex también está asociada con Comex (Compagnie Maritime d’Expertises) desde 1971. Desde hace varias décadas, el Sea-Dweller equipa a los buceadores de esta empresa francesa, especializada en ingeniería, tecnología e intervención submarinas.

Carrito de compra

Tu carrito está vacío